Blog

datos-ine-baja-natalidad-españa

La medicina reproductiva: al rescate de la baja natalidad

Las sospechas que se tenían desde hace casi una década se han confirmado al registrar España el pasado 2023 su índice de natalidad más bajo desde 1941. Si bien antaño el periodo de posguerra explicaba el descenso de los nacimientos, hoy día las causas son diferentes. En este artículo revelaremos dichos factores y entenderemos cómo la reproducción asistida entra en juego en esta coyuntura. 

La baja natalidad en España en 2023

Los datos que nos llevan hoy a publicar este texto se han extraído del último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), que en su conjunto refleja la estimación de defunciones y nacimientos que se dieron en España el pasado año.

De acuerdo con este estudio, nuestro país registró en 2023 un total de 322.075 nacimientos, lo cual representa un 2% menos que el año anterior, y, como se mencionaba anteriormente, la cifra más baja desde el año 1941. Esto además nos sitúa a la cola en la comparativa frente al resto de países europeos e incluso del mundo. Los expertos, asimismo, señalan en su informe haber observado junto a este descenso la elevada prevalencia de mujeres que han sido madres después de los 40 o más años, que ha crecido un 19,3% durante la última década. 

¿A qué se debe este decrecimiento en el número de nacimientos?

De acuerdo con los especialistas en la materia, las principales razones del descenso de la natalidad se fundamentan en factores sociales, económicos y laborales. Lo considerado como la estabilidad personal y financiera necesaria para formar una familia no se ve satisfecho actualmente ni a la misma edad ni de la misma forma que hace unos 50 años y, esto propicia que los más jóvenes no prioricen el tener hijos frente al labrar su carrera profesional, vivir determinadas experiencias o gozar de una independencia completa -tanto a nivel situacional como económico-.

Teniendo en cuenta esta tesitura, no es de extrañar que las mujeres menores de 25 años representen apenas el 9,4% de quienes han sido madres y que las mujeres que hayan pasado la treintena sean más.

En este contexto, es innegable resaltar además las dificultades que se asocian a tener hijos en lo que a estado de fertilidad se refiere. Por ello, a continuación, se entenderá la importancia de la edad -particularmente en el caso de la mujer- y, por ende, el papel que juegan las clínicas de reproducción asistida en la situación protagonista de este artículo. 

Ante coyunturas sociales, soluciones reproductivas

A pesar de que en términos populares una mujer de 40 años nos parece alguien joven, al hablar de fertilidad estaríamos ante una paciente de edad materna avanzada. Esta clasificación nace unida al más que significativo concepto de reserva ovárica.

La reserva ovárica es el número de óvulos de los que una mujer dispone a lo largo de su vida, que, aunque al nacer roza los 2 millones, una vez esta cumple 30 años pasa a ser unos 30.000 y, como se ha mencionado, es a partir de ese momento vital cuando la maternidad se plantea de veras.

Ante los últimos aportes del INE, el pasado 4 de marzo la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) abordó el tema de la baja natalidad española en el Senado, con el fin de proponer la elaboración un plan que favorezca el acceso a la reproducción asistida, que promueva la conciliación y, en términos generales, que facilite la vivencia de convertirse en madre o en padre.

Entretanto, los especialistas en medicina reproductiva abogamos por concienciar incesantemente de los avances significativos que nuestro sector ha experimentado durante estos años, adaptándose a la sociedad y a sus cambios. Los tratamientos, por ejemplo, de rejuvenecimiento ovárico son una opción que puede mejorar las opciones de aquellas pacientes que tengan una baja reserva ovárica. De igual manera, los procedimientos que cuentan con gametos o embriones donados están a la orden del día, habiéndose convertido en una de las opciones por la que más apuestan los pacientes que desean ampliar su familia.

Por último -y no por ello menos importante-, desde IVF-Life, apostando por la crucial y ya mencionada concienciación social, animamos también a los más jóvenes a saber más sobre su salud reproductiva. A tener el control sobre ella. Ser conocedores de las consecuencias de la maternidad tardía o de la existencia de alternativas como los tratamientos de preservación de la fertilidad supone, sin duda, contar con una valiosa información para el futuro.

Si tú también quieres saber hoy qué puedes hacer mañana con tus ganas de formar una familia, en IVF-Life tenemos todas las respuestas que buscas.