Blog

endometriosis

Endometriosis: la enfermedad silenciosa a la que hoy damos voz

Hace apenas unos días le dábamos la bienvenida a marzo y, por lo tanto, lo mismo hacíamos con el que en muchas partes del mundo es considerado el mes de la concienciación de la endometriosis. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la endometriosis afecta aproximadamente al 10% de las mujeres en edad fértil y, aun así, es una patología cuyo diagnóstico no es siempre fácil de obtener y de la que todavía se desconocen detalles tan significativos como su origen. 

Sin embargo, como profesionales de la medicina reproductiva que somos en IVF-Life y, por consiguiente, un altavoz de información y divulgación para la sociedad, queremos con este artículo arrojar un poco de luz respecto a la endometriosis, lo que se sabe sobre ella y sus implicaciones en la fertilidad de las mujeres. 

Endometriosis: definición y sintomatología

La endometriosis es una enfermedad crónica que se desarrolla cuando se da un crecimiento de tejido similar al del endometrio -capa interna del útero- fuera de este, siendo común que ocurra en los ovarios. Además, este puede desarrollarse en la vejiga, en la cavidad abdominal o, por chocante que parezca, en el pulmón o en las encías. 

A pesar de estar considerada una patología benigna, la endometriosis se manifiesta generalmente en forma de un dolor severo, particularmente durante la menstruación, que mucho difiere de las molestias menstruales que la mayoría de mujeres refieren y que se puede dar al orinar o al defecar. Asimismo, las mujeres que padecen endometriosis pueden tener una sensación de distensión abdominal, sufrir fatiga crónica o presentar problemas de fertilidad. 

La gravedad de la endometriosis dependerá de la existencia y extensión de las lesiones, lo cual acabará por definir los diferentes grados de la enfermedad: I, II, III y IV. En una etapa inicial, se dan implantes aislados y superficiales, mientras que en estados más avanzados pueden aparecer adherencias, lesiones más profundas y se describen los llamados por los especialistas “quistes de chocolate” o endometriomas.

La importancia del diagnóstico de la endometriosis y los retos de dar con él

Tal y como se ha mencionado anteriormente, el diagnóstico de la endometriosis puede tornarse en ocasiones en algo complejo, debido a la amplia variedad de síntomas que la caracterizan -pero que no siempre se vinculan en primera instancia con padecerla-. 

Se estima que las mujeres tardan entre 8 y 10 años en ser diagnosticadas de endometriosis, lo cual da lugar a dos problemas principales. El primero se relaciona con lo mermada que llega verse su calidad de vida, ya que el dolor que lleva consigo esta patología puede ser incapacitante. Además, el hecho de ponerle nombre a las molestias que sufren durante años ayuda a nivel emocional a estas pacientes a sentirse validadas y a por fin poder conocer las diferentes vías de tratamiento disponibles. 

Ante esta problemática, la comunidad médica se encuentra desarrollando métodos que propicien un diagnóstico precoz, que ocurra en la consulta ginecológica y en la juventud, para evitar que, por ejemplo, la endometriosis sea descubierta en casi un 40% de los casos en las clínicas de fertilidad cuando las pacientes piden consejo reproductivo.  

Si bien hace unos años la endometriosis se diagnosticaba mediante laparoscopia, actualmente la descripción de la sintomatología por parte de la paciente y una ecografía resultan suficientes, usándose más la primera como método quirúrgico. 

¿Cómo abordan los expertos médicos la endometriosis?

Si algo se ha demostrado a lo largo de los años es que, aunque la endometriosis se diagnostique en una consulta ginecológica, esta debería tratarse desde un enfoque multidisciplinar debido a sus implicaciones. 

Actualmente la endometriosis no tiene cura, pero hay tratamientos que pueden paliar sus consecuencias. Los analgésicos pueden aliviar el dolor, al igual que los tratamientos hormonales, los que en determinados casos también pueden frenar la progresión de la enfermedad. La cirugía es una vía que se les plantea a las mujeres que presentan dolores muy fuertes, teniendo siempre en cuenta que eliminar un quiste no quiere decir que no vaya a aparecer otro.  

Por último, si hablamos de la huella que la endometriosis deja en la fertilidad, hay que tener en cuenta que al ser esta una condición inflamatoria, progresiva y crónica, la mejor decisión que puede tomar una paciente en edad fértil es preservar su fertilidad. La endometriosis puede afectar a la reserva ovárica, a la calidad ovocitaria o a la receptividad endometrial, entre otras cosas, y esto propicia que congelar óvulos cuando la fertilidad no está afectada del todo sea una potente vía destinada a cumplir un posterior deseo genésico. 

Tú, tu endometriosis y IVF-Life

El equipo de especialistas en medicina reproductiva de IVF-Life lleva más de una década haciendo que la maternidad no sea solo un ideal. Nuestros procesos personalizados, nuestra experiencia en abordar casos donde se dan patologías como la endometriosis y las tasas de éxito que así lo demuestran, son los aspectos que te animamos a valorar para iniciar a nuestro lado tu tratamiento de fertilidad. 

La endometriosis es una realidad que condiciona a muchas mujeres y nuestro propósito de mes de marzo, es que tu realidad sea también la nuestra. ¡Ven a conocernos!