Método ROPA: lesbianas en busca de la felicidad (Parte 3)

Método ROPA: lesbianas en busca de la felicidad

Una de las principales cuestiones que mayor polémica genera en torno a la donación de óvulos es si existe o se genera una relación entre la madre gestante y el embrión procedente de un óvulo donado. Recientes estudios han demostrado que la madre puede modificar la información genética del hijo, independientemente de si el óvulo es propio o procede de una donante.

¿Cómo se produce esta variación en los genes del embrión a través de la madre gestante?

Antes de la implantación del embrión en el endometrio de la madre gestante se produce una transmisión de células entre ésta y el embrión. Ocurre de esta forma porque el cuerpo imita el proceso habitual de la fecundación, donde el embrión tarda aproximadamente cinco días en moverse desde las trompas de Falopio hasta el útero. Con la técnica ROPA se trata de emular también el proceso natural de la fecundación, por eso el embrión se desarrolla durante 5 días en una incubadora especial, antes de realizar la transferencia embrionaria. Además se suministra a la mujer que recibirá el embrión, medicación especifica que aumentará su receptividad endometrial y que facilitará la implantación.

Después de llegar al útero, la implantación no se da hasta las siguientes 24 a 36 horas, y es en ese momento cuando el embrión se adhiere finalmente al endometrio. En este periodo de tiempo previo a la implantación, la madre gestante produce un líquido endometrial con información genética que será asimilada por el embrión, modificando así su futuro desarrollo.

Esta información previamente asimilada por el embrión puede provocar que en éste se expresen o no determinadas funciones de los genes.

¿Qué aporta la madre gestante al embrion de su pareja?

Que la madre gestante tiene influencia sobre la genética del embrión que se está desarrollando en su útero, es un hecho reconocido desde hace tiempo. Esta influencia sobre la genética embrionaria se explica mediante la epigenética.

La epigenética es la ciencia que estudia que clase de efectos o cambios pueden producir los factores externos o ambientales en la función genética sin generar alteraciones en la secuencia del ADN.

Estos factores ambientales determinan que ciertos genes se activen o no, y que la información que contiene el ADN celular sea interpretado por las células de una forma o de otra, generando variaciones de tipo fenotípico. Los genes que transporta el embrión no son de la madre gestante, pero sí que podrá modificarlos con su carga genética.

Hay determinados periodos durante el desarrollo del niño en los que la genética de éste es más susceptible a que se produzcan cambios en el ADN, siempre como consecuencia de estos factores ambientales. Estos periodos son: el preimplantacional, el embarazo, la lactancia, la niñez y la pubertad.

Se ha demostrado a través de numerosos estudios científicos, los efectos y consecuencias que tiene el ambiente sobre el desarrollo del niño, como los hábitos alimenticios, la exposición a determinados agentes tóxicos o los hábitos de vida. Por eso cada vez se está dando más importancia a la influencia que tiene la forma de vida y los hábitos de la embarazada sobre su futuro hijo. También se ha demostrado la enorme importancia y los numerosos efectos beneficiosos que tiene la lactancia materna sobre el futuro desarrollo del bebe.

Todo ésto demuestra que las madres gestantes que se someten a un tratamiento de ovodonación o de embrio-donación, desarrollarán lazos biológicos y en cierto grado también genéticos con sus futuros hijos, probando de esta forma que compartirán con ellos mucho más que el vientre en el que crecieron.

Por todas estas razones el método ROPA se ha convertido en una fantástica opción para todas aquellas mujeres que quieren ser madres pero les produce cierto rechazo recurrir a la donación de óvulos para conseguirlo.